Novedades

Un marinero gallego fue espía argentino en la Guerra de Malvinas

El 25 de mayo pasado, fui invitado como corresponsalde Fisherton CNN en Madrid, a la recepción organizada en la Embajada Argentina para los festejos y actos por nuestra fecha patria y en conmemoración del 207 ° Aniversario de la Revolución de Mayo.

Y fue allí que me encontré no solamente con una ceremonia sorpresa previa a los festejos propiamente dichos por el 25 de mayo, sino también con una historia totalmente desconocida para la mayoría de los argentinos.

En esta ceremonia de una hora de duración y que lo tuvo como único protagonista del acto, se condecoró con los máximos honores militares que puede otorgar nuestro país, a un ciudadano español como "veterano de guerra de Malvinas" tras ejercer en forma "involuntaria" como espía para la Argentina en el conflicto del Atlántico Sur durante 1982.

Y fue en ese litigio por la islas Malvinas, donde nace justamente esta historia curiosa que quiero compartir ahora con todos ustedes y hacerla pública. 

La historia fascinante de Fernando Otero Otero.

El Imperio Británico dominó los mares del mundo entre los siglos XVI y XX.
Y como todo imperio que se dignaba de ser, necesitó de controlar todos los pasos más importantes de dichos mares para mantener su hegemonía en los mismos.
Comenzó con el dominio del Atlántico Norte con las colonias americanas (1607 - 1776), luego el paso estratégico hacia el mar Mediterráneo con la usurpación del Peñón de Gibraltar a España por el Tratado de Utrecht (1713), se adueñan del océano Pacífico Sur con sus colonias en Australia (1770), del paso hacia el océano Indico con sus posiciones en Sudáfrica (1806) e India (1858), y el paso del océano Pacífico Norte con la colonia de Hong Kong (1841), a costa de China.

Pero también nos tocó a nosotros ... cuando se hacen con el paso del estrecho de Magallanes al ocupar nuestras islas Malvinas en 1833.

Un punto de vital importancia por esos tiempos, y un punto estratégico de incalculable valor ya que era el paso marítimo obligado entre los océanos Atlántico y Pacífico.

De todos estos pasos estratégicos hoy en pleno siglo XXI, y cuando el Imperio Británico ya no existe (aggiornado con la Commonwealth), y el colonialismo pasó de moda ... sólo mantienen el Peñón de Gibraltar en España y las islas Malvinas en Argentina, y se resisten a devolverlos a sus legítimos dueños..

03 de enero de 1833

En una operación militar llevada a cabo por Gran Bretaña este día, luego de los dos fracasos reiterados con las invasiones inglesas de Buenos Aires y el Virreinato del Río de la Plata de 1806 y 1807, tomaron el control de nuestras islas Malvinas desalojando a la población y a las autoridades argentinas establecidas allí legalmente, a pesar de las relaciones de paz entre la Confederación Argentina de ese entonces y el Reino Unido.

Dos buques de guerra ingleses expulsaron a la guarnición argentina de Puerto Soledad de 26 soldados, quienes dos días después se tuvieron que marchar a la fuerza.

Desde entonces la isla Gran Malvina y la isla Soledad  han estado bajo el dominio británico, excepto durante el breve período iniciado el 02 de abril de 1982 cuando Argentina hizo efectiva la reconquista, y el inicio de las Guerra de Malvinas luego de casi 150 años de usurpación inglesa.

25 de mayo de 2017

Fernando Otero hoy es un marinero jubilado, de la localidad de Bueu en la provincia de Pontevedra en Galicia, aquí en España, que pasó de ser el tercer oficial de máquinas del buque "Usurbil", a un informador para nuestro país, un espía en toda regla con todo lo que conllevaba esa situación en un conflicto bélico como el ocurrido en 1982.

20 de abril de 1982

El destino "obligado" de Fernando Otero en esos tiempos, era también el destino del barco donde estaba embarcado: el "Usurbil".

Un pesquero "de pronto" militarizado por la Armada Argentina, en la que su incursión en alta mar se convirtió muy rápido en una aventura donde la pesca fue reemplazada por labores de espionaje para la Inteligencia Argentina.

Este día el barco, parte de Ingeniero White para faenar, pero de repente es avisado que tienen recalar en Mar del Plata para recoger material quirúrgico para atender posibles pilotos de los aviones argentinos heridos en combate que se podía avecinar.

Otero junto al resto de los 22 tripulantes no argentinos (todos gallegos), intentaron desembarcar para no verse inmiscuidos en una guerra que no era la suya, pero el buque no llegó a atracar, y si en cambio subieron a la embarcación, un responsable de la empresa de pesca argentina y un militar, un alférez de fragata que los pone al tanto que el barco está militarizado y que su misión a partir de ese entonces era espiar a la flota inglesa, pero también instruye a todos los marineros civiles con maquetas para reconocer barcos de guerra y un léxico preparado para la ocasión, para no ser detectados por el enemigo en sus transmisiones de espionaje.

De nada sirvieron las protestas, y pronto se vinieron los días donde la tensión y nerviosismo eran moneda corriente en alta mar buscando lo que al fin encontraron el 08 de mayo, la Task Force.

La Royal Navy rumbo a las islas Malvinas y a un choque bélico que a esas alturas era ya inevitable.

A pesar que se temieron lo peor ese día de terminar en el fondo del mar, de ser hundidos como el otro barco espía argentino "Narwal", cumplieron valerosamente la misión a la cual fueron encomendados que no era otra que pasar una información de vital importancia militar por radio a Bs. As., como la cantidad de barcos de guerra que integraban la flota enemiga y de que tipo de barcos eran los que estaban en ese convoy.  

25 de mayo de 2017

Al final, tarde o temprano todo llega en la vida.

Para esta historia, que es una historia con final feliz (y les explicaré luego, porqué tuvo un final feliz esta historia al final de esta columna), pero también para un reconocimiento bien merecido hacia nuestro "espía gallego".

Porque este día en la sede Diplomática Argentina de Madrid, un emocionado Don Fernando Otero Otero recibía 2 medallas bajo los acordes de los himnos nacionales de España y Argentina, una de manos del embajador argentino ante el Reino de España Don Francisco Ramón Puerta en nombre del Honorable Congreso de la Nación Argentina (un galardón instaurado en 1984 para todos los que lucharon en la Guerra de Malvinas) ... y la segunda medalla, la medalla de la Armada, le fue otorgada por del agregado militar de defensa argentino en España Capitán de Navío Julio César Hoffmann, en nombre del Jefe del Estado Mayor General de la Armada Argentina que lo identifica como Veterano de Guerra de Malvinas.

Al fin en este día de escarapelas celestes y blancas, de banderas, y de canciones de "rotas cadenas" se había hecho justicia ...
Fernando Otero ya está oficialmente en el listado como excombatiente de Malvinas, y en la historia Argentina tal como se lo merecía.

Atrás de esta condecoración, atrás de esta rocambolesca historia de aventuras, hechos y sucesos, hubo una historia de mucho valor al fin y al cabo que no conocíamos, y al mejor estilo Hollywood que Otero se ganó que fuera contada.
Pero también es un reconocimiento tardío luego de 35 años de espera, hacia un hombre que no era de nuestra tierra, que se puso nuestra camiseta celeste y blanca igual, y que se jugó la vida por nuestro país.

Ah! ... y saben porque los ingleses le perdonaron la vida al "Usurbil", y no terminó en el fondo del mar hundido ?

Porque los servicios de inteligencia ingleses sabían que en ese barco había tripulantes civiles españoles además de argentinos, y quisieron evitar un conflicto mayor donde se vería incluida a la misma España.

Historias secretas de espionaje y contraespionaje que salen hoy a la luz.


Un marinero gallego fue espía argentino en la Guerra de Malvinas